twitter facebook

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

03.12.16 | CERRÓ UN AÑO EXCELENTE

Leandro Cunioli había comenzado complicado la temporada 2016, donde la falta de resultados y protagonismo se hacía sentir, pero de mitad de carrera en adelante encontró el camino, subió al podio en un par de oportunidades y finalmente pintará el N° 5 en sus laterales.

Antes de empezar la temporada, el piloto de Longchamps se anotaba entre los candidatos a pelear por la corona, pero las primeras fechas hicieron derrumbar esa ilusión, ya que falta de buenos resultados y el mal andar del auto lo complicaron, al punto de pensar en hacer un alto y encarar la construcción de un auto nuevo.


Pero luchador como es, no bajó los brazos y en la fecha con pilotos invitados empezó a revertir la historia. De allí en adelante, con el gran trabajo de su papá en el chasis y la familia Bussetti, junto con el gran motor entregado por Sebastián Lepera, Lean comenzó a escalar posiciones, subió al podio y llegó con chances de pelear por el sub campeonato en la última fecha, aunque una complicación en la final lo hizo retrasarse, siendo finalmente 5° en el campeonato anual, cerrando igualmente de manera soberbia la temporada.


“Terminamos un año excelente. Habíamos arrancado muy mal hasta la carrera de invitados y por como veníamos hasta esa fecha, nunca imaginé recuperarme tanto e indudablemente los cambios que hicimos tanto en el motor como en el chasis dieron sus frutos.


Termino el año con sensaciones muy buenas, muy positivas porque se recupero un auto muy bueno y de hecho se mostró que tanto en la serie como en la final hicimos los record de vuelta que no es nada fácil hoy en la categoría” arrancó diciendo Leandro que añadió: “Creo que para ganar una carrera me falta suerte pero está al caer y mas con el rendimiento que mostramos en esta última carrera. Creo que con estos últimos cambios que hicimos en el chasis está casi todo más que bien y seguramente voy a dar pelea el año próximo y quiero ganar ir a ganar el campeonato porque sé que tengo el auto para eso.


Me genera mucha confianza porque se trabajo mucho para llegar donde hoy estamos y confío en mi equipo en que si seguimos así van a llegar las alegrías.    

                   
Agradezco a mi papá y a Pancho que siempre estuvieron en todo y trabajaron en todo el auto, a Sebastián ‘Piripi’ Lepera por haber confiado en nosotros y entregarnos un gran motor en todas las carreras, a rectificadora Fale, al taller Bussetti competición, Mariano y Javier, Ariel, Lenteja, Fer, a la familia Molina que siempre nos apoya todas las carreras, Diego López por el gran trabajo en la suspensión, a Rodolfo de Elásticos Los Andes y principalmente a toda mi familia, Vero, Mica, Emi y a mi mamá que siempre nos acompaña y alienta.
A todos les deseo que terminen un buen 2016 y que arranque un excelente 2017”.

 


Nota: Julio Merola - Prensa Amigos Fiat 1.4